Frescura de gran potencia

El aire lavado ayuda a bajar la temperatura en lugares secos o con humedad relativa baja. Esto es, si tenemos una temperatura exterior de 30 a 32°C, se verá disminuida al ser inyectada entre 7 y 9°C, esto quiere decir que se tendrá dentro del recinto una temperatura de 21 a 23°C. Para mejorar la eficiencia u obtener esta eficiencia es importante tener buenos acabados reflectivos y/o aislamientos térmicos que disminuyan la penetración de cargas caloríficas al recinto a acondicionar.

Ver equipos